fbpx

Una Experiencia Spa: Mayan Clay Spa - Bathhouse

Escondido en el pequeño ‘pueblo’ de Macario Gómez, en la carretera entre el pueblo costero de Tulum, Riviera Maya y las mágicas ruinas mayas de Cobá, encontrarás una experiencia de spa y bienestar única, verdaderamente como ninguna otra. Los terrenos de Mayan Clay Bathhouse Villa son un santuario aislado donde los huéspedes son invitados a disfrutar de un viaje de bienestar que dura tres horas. Los huéspedes son recibidos en la propiedad con el cálido aroma del incienso de copal, una resina de árbol sagrado para los mayas, que se dice limpia el aura y la energía negativa.

Comienza saltando en una alberca con agua dulce de los cenotes para revivir y despertar cuerpo y mente, ¡perfecto después de manejar cualquier distancia! Esto es seguido por una exfoliación corporal completa con romero, sal marina y aceite para revitalizar la piel; realizado por una terapeuta mientras te sientas en un pequeño banco en el borde de la piscina, arrullado por la música tranquila que llena el ambiente, acompañado por el canto de los pájaros indígenas. Después, los huéspedes son guiados por un sendero en la selva hasta la sala de tratamiento donde reciben un masaje con arcilla maya. Esta famosa y nutrida arcilla amarilla desintoxica la piel mientras infunde minerales que ayudan a regenerar la piel y combaten los daños causados por los radicales libres. Perfecta para reducir la inflamación, la arcilla maya también puede tratar la picadura de mosquitos, acné, quemaduras solares y ayudar a aliviar afecciones de la piel como psoriasis y eccema. Esta arcilla es aplicada en todo el cuerpo, incluyendo el rostro y el cabello, seguido de un ritual de baño único: una inmersión en una gran piscina de arcilla tibia donde te relajas a la sombra de los árboles. Aplica más arcilla en la cara y quizás medites, o disfruta de la diversión de jugar con tus amigos.

 

Después, la terapeuta lava la arcilla del cabello, rostro y cuerpo con cuencos de agua, alternando agua tibia y fría para prepararte para la siguiente fase del viaje: terapia de calor y frío utilizando el sauna y la alberca con agua de cenote. Los huéspedes se sientan en el sauna todo el tiempo que puedan aceptar el calor y luego se les pide que se sumerjan en la alberca con agua de cenote para refrescarse. Esta secuencia es repetida tres veces antes de regresar a la sala de tratamiento para la aplicación de una mascarilla de fruta de papaya en el cuerpo y el rostro. La papaya contiene enzimas que reducen la inflamación y descomponen las células muertas de la piel, convirtiéndola en un excelente exfoliante para dejar la piel brillante y saludable. Completa este ritual en la selva con un baño en un jacuzzi con sales de epsom rociado con flores locales mientras bebes un té caliente: pura dicha.

 

Alojando parejas para una experiencia más íntima o grupos de amigos que aprovechan la conexión social, Mayan Clay Bathhouse realmente ofrece una experiencia de bienestar única, llena de diversión.

 

www.mayanclayspa.com

 

Por Sara Jones, Editora